En la hermosa estancia del Ayuntamiento de Bilbao fue esta increíble boda.

«Cásate conmigo. Pasemos nuestras noches de semana comiendo cereal en el piso cuando hay una mesa perfectamente fina detrás de nosotros. Juntos podemos ir al cine y sentarnos en la fila de atrás para ver cómo los niños se enamoran por primera vez. Cásate conmigo. Pintaremos las habitaciones de nuestra casa y nos pintaremos más que las paredes. Podemos tomarnos de las manos e ir a fiestas que terminamos abandonando para beber vino de la botella en la bañera. Cásate conmigo. Y baila lentamente conmigo en nuestra habitación con una cama sin hacer y velas en la mesita de noche. Déjame amarte para siempre. Cásate conmigo.»